Formación online, elearning, teleformación, aprendizaje en línea.

La formación online o e-learning, es una más de las aplicaciones nacidas alrededor de la actual Sociedad de la Información y el Conocimiento. Esta modalidad educativa cobra especial relevancia en el marco de los nuevos modelos de enseñanza/aprendizaje y del aprendizaje a lo largo de toda la vida (lifelong learning) en convergencia con las posibilidades que ofrecen en el ámbito educativo las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

¿Qué es el e-learning?
Conceptualmente el término e-learning, ha dado lugar a diferentes definiciones: formación online, formación virtual, teleformación, cursos online, formación a distancia, formación en red, a través de Internet, etc. En sentido literal, del inglés, significa aprendizaje electrónico, es decir, el aprendizaje que se produce utilizando un medio tecnológico o digital.
Existen diferentes definiciones del término e-learning, Rosenberg (2001) sostiene que «e-learning se refiere a la utilización de tecnologías de Internet para ofrecer un conjunto de propuestas que permitan incrementar el conocimiento y la práctica«.


En 2003 la Comisión Europea definió el término como «la utilización de las nuevas tecnologías multimedia y de Internet para mejorar la calidad del aprendizaje facilitando el acceso a recursos y servicios así como a la colaboración e intercambio remoto».


Para Barberá (2008) el e-learning es «el proceso de aprendizaje a distancia que se facilita mediante el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación«.


A modo de resumen, el e-learning es cualquier tipo de aprendizaje que incluye el uso de la tecnología para ayudar al estudiante. Esto puede incluir vídeos, herramientas online, dispositivos móviles, o cualquier otro tipo de medios de comunicación, y se puede producir cuando los participantes en el proceso de aprendizaje, docentes y estudiantes, se encuentran separados físicamente.


Modelos formativos apoyados en e-learning.
Los modelos e-learning se caracterizan por utilizar los recursos de Internet, bien sean abiertos y públicos o bien sean espacios cerrados. En función del grado de presencialidad o distancia en la interacción entre docente y estudiante, Area y Adell (2009) identifican tres modelos formativos de e-learning:

Modelo de enseñanza presencial con apoyo de Internet.
Modelo semipresencial o de blended learning.
Modelo a distancia o de educación online.
Internet y específicamente el aula virtual es un complemento o anexo a la docencia presencial.
A veces se utiliza el aula virtual en salas de informática bajo supervisión del docente.
En otras ocasiones el aula virtual es un recurso de apoyo para el estudio del alumno en su hogar. 
Integración y mezcla de clases presenciales con actividades docentes en aula virtual.
Titulaciones online (asignaturas, cursos, máster, doctorado) ofertados a distancia a través de campus virtuales.
Se mantiene el modelo presencial de docencia: en horarios y en aulas tradicionales.
No hay diferenciación nítida entre procesos docentes presenciales y virtuales.
Existe un continuum en el proceso educativo.
Apenas hay encuentro físico o presencial entre estudiantes y docentes.
Casi todo el proceso educativo es a distancia.
En este modelo se utiliza el aula virtual de forma similar a una fotocopiadora: para que los estudiantes tengan acceso a los apuntes/ejercicios de la asignatura. 
Se innova el modelo presencial de docencia: en los horarios, en los espacios y en los materiales.
Lo relevante son los materiales didácticos y el aula virtual.
El aula virtual se concibe como un espacio de información: se ofrece un programa asignatura, horarios, tutorías, calificaciones, apuntes, etc.
Existe poca comunicación e interacción social a través del aula virtual.
El aula virtual es un espacio para la información, la actividad de aprendizaje y la comunicación entre profesores y alumnos.
Cobra mucha importancia la interacción social entre los estudiantes y el docente mediante los recursos virtuales.

Esta modalidad formativa conlleva cambios en los procesos de enseñanza-aprendizaje tradicionales y dichos cambios suponen a su vez una redefinición del papel que juegan los actores en el proceso de implantación del mismo.


Para aprovechar las ventajas que ofrece el aprendizaje en línea, docentes y estudiantes necesitan desarrollar sus competencias digitales, ya que es en el «territorio virtual» donde van a tener lugar las experiencias de aprendizaje.



En el próximo artículo del blog trataremos el tema de las competencias digitales necesarias para aprender en el entorno digital.


Si te resulta interesante y útil esta información, no dudes en difundirla, recuerda que el conocimiento que no se comparte pierde por completo su valor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.